Sensibilidad en primera persona

 Santiago Viale - Arquitecto

Santiago Viale – Arquitecto

En el sector de la salud, la Arquitectura asume, en términos generales, dos grandes desafíos: alcanzar el máximo de funcionalidad y generar ámbitos que reduzcan la carga negativa intrínseca en un hospital.

Los recintos para el ejercicio de la medicina implican, en el terreno de la construcción, considerar muchos factores, con mayor o menor complejidad. Si bien toda obra de arquitectura incluye la variable social, en este tipo de programas se asume con una delicadeza extrema.
Dada la envergadura del tema, y siguiendo el objetivo de la presente, que es delinear los aspectos sobresalientes de la arquitectura hospitalaria, CBArq dialogó con el arquitecto Santiago Viale, de sobrada experiencia en este tipo de obras. Las recientes, el hospital público Príncipe de Asturias (realizada en conjunto con el arquitecto Ian Dutari y el ing. Alejandro Paz) y las intervenciones en el Hospital Privado (realizadas con el ing. Alejandro Paz y el arquitecto Juan Manuel Juarez), permiten poner en relieve los rasgos de dos escenarios diferentes de un mismo programa: el hospital: obra nueva y remodelación. Más, un extra, el flamante Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas de Córdoba.

¿Cuáles son las particularidades de estos programas?
Básicamente las circulaciones deben ser muy claras, con extremos abiertos para futuras ampliaciones. La doble circulación –técnica y pública- continúa vigente y colabora con todo: con la seguridad, la higiene, la sensación de los pacientes…
El otro tema es la altura de las losas (3.50 m en adelante) para contener las instalaciones, que cada vez son más complejas.
Un tercer aspecto muy importante, es modificar el ambiente en el área pública, tratando de evitar la sensación que uno tiene de hospital.

¿Cuál es el criterio de intervención?
En el caso del Hospital Privado, construido en el año ’55 por el Estudio Sepra, hemos modificado espacios de acuerdo a las nuevas tecnologías y formas de hacer medicina. La intervención en el bar, cafetería, farmacia e ingreso supuso generar un zócalo vidriado y metálico que contrastara y renovara la imagen exterior, y a la vez, interactuara más con el adentro. Inclusive, se unió con la obra realizada por el Estudio GGMPU en los’90, de modo que formara un solo conjunto.
En estos momentos, estamos remodelando el ingreso norte haciendo una gran sala de espera, para resolver situaciones que incrementan la sensación negativa, por ejemplo salas con pacientes en pasillos angostos frente a frente, donde además circulan camillas.
El espacio arquitectónico tiene que colaborar para contrarrestar esa experiencia que uno tiene cuando va a un hospital.

¿Y el Príncipe de Asturias?
El primer punto fue considerar que se trataba de una obra pública, había que pensar en un mantenimiento bajo. Los interiores los diseñamos amplios, en especial el área de emergencia. Con patios internos que acentuaran la idea de un lugar de espera agradable.
El área de maternidad tiene un funcionamiento particular respecto a las zonas de acceso público y privadas.
Cabe destacar que contamos con el control y asesoramiento en arquitectura hospitalaria de los arquitectos Carlos Bracesco y Noelia Rodriguez.
Para las instalaciones tuvimos las recomendaciones de AEA (parte eléctrica) y NFPA (lo referido al fuego) logramos estándar casi internacionales, lo cual no significa que fueron más caros.

¿Qué extras plantea una obra de remodelación en un hospital, considerando que éste debe continuar su funcionamiento habitual?
Logística en primer lugar. Paciencia en igual proporción. Es un trabajo en equipo entre médicos, arquitectos, y los gremios involucrados. Se pactan acuerdos previos, sobre todo cuando hay que demoler, se sellan las superficies, para lograr la mayor hermeticidad.

¿Cómo ha evolucionado el diseño respecto a las nuevas tecnologías?
Hay cuestiones que antes no eran tan prioritarias y hoy sí, como la electricidad. Otro es el aire acondicionado, éste puede ser un gran enemigo si no está instalado de acuerdo a las necesidades de cada una de las diferentes áreas.
El tema de la sustentabilidad ha irrumpido también, aunque aún no está tan desarrollado como en otros países.

IUCBC
Es el Instituto Universitario de Ciencias Biomédicas de Córdoba. La obra combina arquitectura académica con la hospitalaria, fue impulsada por el Instituto de Investigación Médica Mercedes y Martín Ferreyra y el Hospital Privado. Estructuralmente, es un volumen de tres niveles sobre el nivel de la calle y un subsuelo. Albergará aulas, sala de anatomía, laboratorio, auditorio y museo.
Entrevista - IUCBC

 

Tags: ,




Los comentarios están cerrados.

Volver arriba ↑