En marzo asumió el decanato de la Facultad de Arquitectura..." /> Involucrarse con el medio - CBArq

Involucrarse con el medio

En marzo asumió el decanato de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Córdoba (UCC). Continua con clases (en la institución) sobre Arquitectura del siglo 20 y Diseño 5; y en esta nueva etapa intenta despertar el espíritu crítico de los alumnos y estrechar los vínculos con el medio.

El arquitecto José Ignacio Santillán, egresado de la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba, a pocos meses de asumir como decano de la Facultad de Arquitectura de la UCC, dialogó con CBArq sobre la situación actual de la institución, los desafíos que presentan los tiempos actuales y las oportunidades que deben potenciarse.

La Facultad, hoy
“Está pasando por un muy buen momento. Hace 12 años atrás, con el decanato de Esteban Bondone, comenzó un cambio sustancial que puso a esta facultad en el mapa de Facultades de Arquitectura de Córdoba y el país. Este cambio se sostuvo en la gestión posterior, de Ian Dutari; con lo cual recibo -y participo- de una Facultad bien encaminada, de la que además soy profesor”.

¿Cómo se continua por el buen camino?
“Me interesa que haya una relación muy directa entre lo que hacemos y la práctica profesional, en nuestro medio. Con esto no digo que no sea importante las cuestiones de investigación, sino que al ser una disciplina práctica no puede estar alejada de la realidad.
Por otro lado, me parece fundamental que la facultad -y en general las universidades- tenga una relación directa con el medio y los actores que toman las decisiones. En las universidades se piensan soluciones a determinadas problemáticas, y a veces por desconocimiento no son consideradas. O sea, es importante poner acento en la relación más directa con el medio, y la posibilidad de intervenir propositivamente en ciertas cuestiones”.

Planes de estudio ¿aprender a construir bien o incorporar la sustentabilidad?
“Ambas cuestiones son ciertas. Hay muchas construcciones que son sustentables sin los materiales que hoy se definen como sustentables. A la vez, no se puede negar el impacto de ciertos materiales y la valiosa información que se puede incorporar.
Este es un momento interesante porque la sustentabilidad se instaló como moda, y aunque en la facultad hay materias o seminarios optativos referidos, está previsto reveer el plan de estudios. No obstante, hay conciencia incluso en los alumnos, que son de una generación que en la escuela ya le hablaron de esto; en los profesionales también. Pero vuelvo a la importancia de un vínculo más estrecho entre la academia y los actores sociales que toman decisiones en la ciudad”.
Información global ¿ha beneficiado la enseñanza de la Arquitectura?
“Tener acceso a la mayor cantidad de información, saber qué se hace en otros lugares y aprender de eso me parece que es fantástico, en tanto uno tenga la capacidad crítica, de lo contrario puede ser altamente perjudicial, porque sería la importación acrítica de modelos que es lo que ha pasado siempre en América, una incapacidad de pensar lo propio.
La globalización para mi es entre ciudades, de hecho hay clases sociales que se vinculan y en ese sentido es relativo lo positivo porque es bastante fragmentario.
Enseñar una actitud crítica frente a los conocimientos, es lo más útil frente a la globalización”.

¿Cuáles son los desafíos?
“Como cualquier proyecto que se va perfeccionando, me gustaría mejorar en algún punto la manera de enseñar Arquitectura, es decir revisar la integración de contenidos entre las materias de proyecto y teóricas. En este sentido, más allá de las cuestiones estrictamente pedagógicas, quien enseñe tiene que hacer Arquitectura y sobre todo que sea de una cierta calidad, porque la relación directa con la realidad te permite reelaborar los contenidos que enseñas.
Otro punto central es lo que planteaba al principio: la pertinencia con el medio”.
Continuando el camino trazado por sus predecesores, Santillán destaca la relación que se establece en la Facultad y en la cotidianeidad de la Universidad Católica de Córdoba, lo cual crea “el microclima ideal para trabajar”, finalizó el decano.

+ Teoria y práctica
En el patio los alumnos de primer año realizaron una instalación impulsada por el arquitecto Esteban Bondone, tiempo atrás. Una práctica que se fortaleció y sigue vigente. Otra instancia enriquecedora es la Ausjal, Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús en América Latina, a través de la cual se realizan programas de intercambio y la posibilidad de hacer el trabajo final en el exterior, específicamente en la provincia italiana Ferrara donde tienen convenio y, están en tratativas para sumar otros acuerdos con países latinoamericanos.

Tags: ,




Los comentarios están cerrados.

Volver arriba ↑