Patrimonio

Publicado en junio 30th, 2017 | por CBArq

0

Osvaldo Pons y su obra emblemática

En la década del setenta un arquitecto cordobés fue capaz de desarrollar un sistema constructivo de notable diseño para la época, que se vio concretado con la construcción del Complejo Ferial Córdoba. Por estos tiempos este sitio es motivo de un fuerte debate en la necesidad de su preservación y puesta en valor.

El arquitecto Osvaldo Pons recibió su título en 1954, en tiempos que la arquitectura moderna daba sus primeros pasos en Córdoba. Sus obras mostraban la capacidad creadora de esta nueva camada de profesionales que, nutridos de las corrientes internacionales, proyectaban espacios innovadores. Se destacaron arquitectos como Mario Roberto Álvarez, Eduardo Catalano, César Janello, Amancio Williams y en Córdoba Hubert Hobbs y Gallego Rojo, entre otros.
Pons se diferenció de sus colegas al incorporar la tecnología en sus diseños. Su desarrollo más exitoso fue la cúpula de grandes luces que se basa en la articulación del elemento geométrico hexagonal. Este arquitecto demostró una sabia combinación de que la ingeniería puede estar al servicio de la creatividad, con un sabio manejo de la luz y el color. Ejemplos contemporáneos en el mundo hay miles, quizás el más cercano es Santiago Calatrava. Pero nos podemos remontar al siglo XIX con el ícono de la arquitectura industrial como es la Torre Eiffel.
Pons desarrolló una vasta tarea con obras en todo el país, pero no tan sólo con sus famosas cúpulas de grandes luces sino tambien, se destacó con el diseño en hormigón armado de iglesias, viviendas y edificios en altura, donde se puede citar entre otros, el edificio Baoro ubicado en la esquina de Buenos Aires y Obispo Oro,del barrio de Nueva Córdoba. Es muy destacable su labor como docente universitario, que culminó con su nombramiento como el primer director de la Carrera de Diseño industrial de la UNC.

Un sitio con identidad
Qué cordobés no recorrió alguna vez el predio de Ferial, cientos de eventos se han desarrollado en este espacio con identidad propia. En sus tiempos, la denominada FICO (Feria Internacional Córdoba) convocaba a miles de personas en pocos días, y hoy la Feria de Artesanías se apropio de este espacio de manera inclaudicable. La Unesco, desde hace muchos años considera patrimonio de la humanidad a grandes monumentos que son denominados el Patrimonio Tangible, pero también ha incorporado las distinciones a los usos, costumbres y tradiciones a las que se les denomina el Patrimonio Intangible de la humanidad. Por ello, es bueno tener en cuenta que el Complejo Ferial reúne ambos valores patrimoniales para los cordobeses.
Pero no solo nos referimos al espacio arquitectónico del Complejo Ferial, sino también al valor natural y paisajístico, donde el arquitecto Juan Carlos Wehbe tuvo una destacada intervención. Recordemos que las barrancas del río Suquía y el entorno del Museo de Arte Contemporáneo le otorgan un valor agregado al sitio. Las tres cúpulas de Osvaldo Pons sumadas a las otras construcciones que se fueron sumando a lo largo de los años han convertido a este lugar en un hito de referencia en Córdoba.

El polémico Centro de Convenciones

En el 2019 se realizará en Córdoba el Congreso de la Lengua, para ello el Gobierno Provincial decidió realizar un proyecto de remodelación del Complejo Ferial que implica la demolición entre otros sectores de dos cúpulas y la construcción de un nuevo gran espacio. Este proyecto, presentado hace pocos días, modifica en forma notable y agresiva al patrimonio natural y arquitectónico. Esta propuesta alertó de inmediato a numerosas instituciones del medio local, y a profesionales que solicitan la necesidad de que el estado reformule de forma inmediata este proyecto. Entre otras peticiones se solicita el llamado a Concurso Público de Anteproyectos para que desde todo el país los arquitectos y diseñadores envíen sus trabajos, para que en forma plural, se decida de qué modo intervenir el sitio con el mayor respeto posible hacia el patrimonio existente.
Existen numerosos antecedentes de obra pública realizada por Concurso. Entre ellas se pueden citar los edificios de la Municipalidad de Córdoba, Epec, la Policía de Córdoba, la Ciudad Universitaria, etc.. Curiosamente, se hicieron concursos pero se decidió no utilizar los proyectos ganadores, como fue en el año 2002, la nueva Casa de Gobierno, donde el arquitecto Luis Bruno obtuvo el primer premio. Se emplazaba en un sitio muy próximo al Complejo Ferial. Pero luego, sin concurso previo, se realizó la obra, con un programa muy disminuido, en plena área central de Córdoba, sobre el río Suquía.

El arquitecto Osvaldo Pons realizó infindad de croquis para demostrar la elocuencia y expresión de la cúpula, que además poseen un bajo costo de construcción y de montaje para solucionar cómo cubrir grandes luces y espacios interiores libres de apoyo.

Una singular obra de arte

El carácter simbólico de las cúpulas de Pons es muy elocuente, son la expresión de la combinación de un acierto de cálculo ingenieril con el diseño plástico y la forma que la convierten en una obra emblemática. La prefabricación en el uso del acero, vidrio y delgadas losetas, y en el módulo repetitivo la convirtió en una marca registrada. Así es como se las puede observar intactas muchas décadas después, están presentes en todo el país e inclusive en otros países de América Latina.
Arroyito la ciudad que lo vio crecer a Pons, le permitió conocer a la familia Pagani, quienes le otorgaron el vía libre a su imaginación. Con su apoyo Pons les proyectó y construyó muchas obras, y por supuesto algunas con el sistema de módulo hexagonal.

Tags: ,




Los comentarios están cerrados.

Volver arriba ↑